Logo PAC
buscador PAC
By eumedia
Agro Negocios
General

El presidente gallego aboga por una PAC que aporte seguridad, protección y retribución justa

13/04/2018

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido una Política Agraria Común (PAC) en la Unión Europea que aporte a sus profesionales "más seguridad, más protección y una retribución más justa" para conseguir que la agricultura sea "una profesión digna, segura y de la que se puede vivir".
La Ciudad de la Cultura de Santiago ha acogido la jornada "La repercusión de la nueva PAC en Galicia", donde se han abordado las claves de los nuevos planteamientos de la UE vinculados al campo, que se aplicarán a partir de 2020.
En su discurso, Núñez Feijóo ha anunciado que el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, se ha comprometido con él a visitar Galicia "en los próximos meses" y ha mostrado su deseo de que la nueva PAC "atienda objetivamente a las regiones que objetivamente más lo necesitan".
Tras un breve repaso sobre las "raíces" de Galicia, ligadas al "medio rural", Núñez Feijóo ha propuesto no hablar del rural gallego "desde la nostalgia" sino "desde la esperanza" para pensar en él "en clave de futuro".
Considera que la Comunidad "no puede avanzar si el rural no la impulsa cada día", pues necesita "progresar de manera homogénea, de manera equilibrada" y nota que existen "muchas iniciativas ambiciosas y emprendedoras" en un campo donde hay "profesionales competentes".
Ha defendido que "Galicia nunca tuvo una producción lechera más alta de la que tiene ahora" ni tampoco "produjo nunca tanta carne de porcino, de vacuno y avícola" y ha superado sus récords en vino.
"En buena parte fue gracias a las ayudas de la Unión Europea", ha comentado, aunque ha recordado que la Comunidad discrepó "del planteamiento que se hizo de la agricultura atlántica" en el momento de entrar en la UE.
El presidente de la Xunta reconoce que "la aportación y el ingreso en la Unión Europea fue positivo para la agricultura gallega", que ganó en "tamaño, competitividad, profesionalización y rentabilidad".
Por eso ahora defiende la continuidad de una PAC que se lleva "cuatro de cada diez euros" del presupuesto de la UE, como "política más importante de la Unión" que beneficia anualmente a 33.000 familias gallegas y aportó más de 2.400 millones de euros a la Comunidad desde 2009.
En "tiempos de escepticismo sobre la utilidad de la Unión Europea", Núñez Feijóo apuesta por una PAC que aporte "más seguridad, más protección y una retribución más justa" a los profesionales del campo.
"Queremos que los fondos europeos sigan impulsando el agro de Europa durante las siguientes décadas", ha resumido el titular del Gobierno gallego antes de reconocer el trabajo de los agricultores "por mantener un equilibrio medio ambiental y por un cuidado esmerado de la mayor parte de la superficie de la Unión Europea".
Es necesario "responder a los desafíos presentes y futuros", que traduce en la adaptación de "la producción de alimentos a la demanda mundial, que irá creciendo", "la gestión de los recursos sostenibles de forma respetuosa con el clima" y el mantenimiento de "la economía rural", con jóvenes que no ocupen solo las áreas urbanas.
Espera que "a través del compromiso compartido", entre las instituciones europeas, los estados y las regiones, se alcance "la mejor" Política Agraria Común y reivindica que en este momento "decisivo para los sectores primarios europeos, Galicia no puede permanecer callada".
Desea, por tanto, una PAC "fuerte que mantenga su dotación presupuestaria y que ahuyente cualquier tentación de renacionalizarse" con lo "común" como llave del éxito frente a la posibilidad de "volver a un contexto en el que cada estado reparta sus fondos sin contar con el resto", que "sería dar un paso atrás".
La próxima política debe garantizar "rentas dignas para los profesionales del trabajo y que no les obligue a cambiar de sector" y lograr así que el rural siga "estando vivo, estando activo y sea sostenible en términos económicos y en términos medioambientales".
Ha reclamado, además, que "priorice el relevo generacional" y establezca la agricultura como "una profesión digna, una profesión segura y una profesión de la que se puede vivir".
Debe ser, por otra parte, "cada vez más sencilla y más entendible para la gente que tiene que aplicarla", con el objetivo de evitar la "zozobra en la burocracia".
Apunta como uno de los retos del Ejecutivo autonómico la mejora de "la competitividad de las explotaciones pequeñas" dentro de "un reto que convoca a todos" que es "modernizar al sector primario europeo".
Núñez Feijóo sitúa todos estos retos en un momento en el que avanza que "el peso de la transformación de los alimentos va a ser clave desde el punto de vista económico" y en el que hace falta "satisfacer a unos consumidores cada vez más concienciados (...) con una alimentación sana que luche contra la obesidad y que luche contra el exceso de peso".
El responsable del mercado lácteo de la Dirección General de Agricultura de la Unión Europea, Carlos Martín Óvilo, ha detallado que existe un importante consenso en el hecho de que las políticas agrícolas deben estar "ligadas al medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático" y también en cuanto a que las "ayudas directas a la renta son necesarias, son fundamentales".
Por tanto, la nueva PAC "simplificará" su aplicación en el territorio con unos fondos que van a permanecer y una política "que está enfocada más a resultados que a cumplimiento de normativa", por lo que cada estado podrá desarrollarla como prefiera dentro de unos "parámetros comunes definidos por la Unión Europea".
Continuarán como "dos grandes pilares" el "pago directo y el desarrollo rural" que pivotarán sobre la "organización común de mercados", que podría sufrir "un pequeño ajuste".