Logo PAC
buscador PAC
By eumedia
Agro Negocios
General

El sector agrario rechaza de plano la propuesta de recorte presupuestario

07/05/2018
En respuesta a los planes presupuestarios de la Comisión Europea para después de 2020, que se dieron a conocer el miércoles 2 de mayo en Bruselas, el COPA-Cogeca, que defiende los intereses del sector agrario y cooperativo de la UE, manifiestan su profunda desilusión ante la propuesta de recortes presupuestarios en el marco de la futura PAC.

Al explicar por qué no debe haber recortes en la partida del gasto agrícola dentro del próximo presupuesto de la UE, el presidente del COPA, Joachim Rukwied, declaró que “discrepan con toda propuesta de recorte del gasto agrícola dentro de la PAC en el futuro presupuesto de la UE, puesto que los ingresos de los agricultores figuran ya un 40% por debajo de la media de las rentas de otros sectores de la economía en el entorno de la UE. Y sin embargo, añade, es este colectivo, el que, día tras día, producen alimentos de alta calidad, a la vez que se les reclama una mayor contribución a la sostenibilidad, así como a la hora de hacer frente al cambio climático.

Para Ruckwied, “los recortes presupuestarios propuestos suponen una amenaza no sólo para los medios de vida de los agricultores y para amplias extensiones de zonas rurales de Europa, sino también para la consecución de los objetivos medioambientales y sociales de la UE.”

El COPA-Cogeca reconoce el esfuerzo que realiza la Comisión a fin de aumentar los recursos europeos de cara a poder colmar las necesidades políticas venideras. Sin embargo, Europa y los agricultores europeos necesitan más. Por otra parte, recibimos de manera favorable la voluntad de muchos de los Estados miembros de realizar una mayor contribución para el futuro de Europa”.

Por su parte, el presidente de Cogeca,  Thomas Magnusson, reitera que “con el aumento que se prevé de la población mundial y con los retos cada vez más importantes a los que se enfrenta el sector agrícola, este no es el momento de recortar el gasto y de poner en jaque los múltiples beneficios que aporta la agricultura”.

Para Magnusson, son preocupantes las posibles repercusiones del Brexit para los agricultores europeos y sus cooperativas en materia comercial y presupuestaria. Los agricultores y sus familias no deberían tener que pagar dos veces el precio del Brexit.

“El presupuesto actual cuesta menos de una taza de café por día a cada ciudadano de la UE y, a cambio, garantiza alimentos nutritivos y seguros de alta calidad para 500 millones de consumidores al tiempo que contribuye a la protección del medio ambiente, y al fomento del crecimiento y del empleo”, añade la Cogeca.

El gasto agrícola ofrece una muy buena relación calidad-precio para todos los ciudadanos de la UE, y el mismo debe mantenerse y estabilizarse.

En este sentido, acogemos favorablemente el aumento propuesto para el gasto en Investigación e Innovación, en lo relativo a la agricultura y a la bioeconomía. Los agricultores y las cooperativas agrícolas estamos listos para desempeñar nuestra función en la consecución de estos cometidos».

Estos son los motivos que llevan al COPA-Cogeca a exhortar que se mantenga y se estabilice el presupuesto de la PAC en términos reales para el próximo período de programación.

 

Asociación Agraria Jóvenes Agricultores : Inaceptables e injustificados

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) considera inaceptables las medidas propuestas por la Comisión Europea para el próximo Marco Financiero Plurianual, que implican  un recorte del 5 % de cara al próximo presupuesto de la PAC y otro recorte del 4 % en pagos directos.

"Por si fuera poco, el cálculo de estos presupuestos de la futura PAC, se ha hecho mediante precios corrientes, lo que resulta engañoso puesto que no tiene en cuenta la inflación, variable esta  fundamental a la hora de calcular presupuestos para desarrollar políticas.

Desde ASAJA no entendemos como en un momento en que la renta agrícola se sitúa muy por debajo de la media del resto de los sectores económicos, la Comisión Europea (CE) propone una bajada del 4 % de los pagos directos. Se trata de un auténtico despropósito, máxime si se quiere hacer atractiva la incorporación de jóvenes al sector agrario.

Con este injustificado recorte propuesto por los servicios de la CE queda en entredicho que se puedan alcanzar los retos a los que se enfrenta la agricultura europea en la actualidad, como son producir más con menos; respetar el medio ambiente; fijar y generar empleo; y desarrollar las zonas rurales más desfavorecidas.

Europa está en un momento de liderazgo en los compromisos medioambientales, como vimos tras la firma de la COP21, y esta bajada de presupuesto podría suponer una desaparición de la ambición mostrada para conseguir una agricultura más sostenible.

Además, retos como la seguridad alimentaria –para no depender de Terceros Países-; la lucha contra el despoblamiento rural o los objetivos de las Naciones Unidas para conseguir un Desarrollo Sostenible también quedan en cuarentena".

En opinión de ASAJA, la Comisión Europea no  puede cargar sobre las espaldas de los agricultores el coste de la salida del Reino Unido (Brexit) de la UE. Por tanto, demandamos que se aumenten las aportaciones de los EE.MM. al presupuesto comunitario hasta el 1,3% del Producto Nacional Bruto (PNB), tal y como demanda el conjunto del sector y el propio Parlamento Europeo.

Si los EE.MM. consideran que con un aumento hasta el 1,114% del PNB será suficiente para dotar de presupuesto a las políticas clásicas (PAC y Cohesión) y que además habrá para las nuevas (migración, control de fronteras, defensa, Erasmus +…) están muy equivocados. Con este aumento tan insuficiente es imposible responder a los retos a los que se enfrentan los 27.

En cuanto al recorte que también sufrirá el Segundo Pilar de la PAC (Desarrollo Rural) las estimaciones que circulan podrían llegar a la injustificable cifra del 15 %. Algo también injustificable, puesto que esta partida sirve para dar una dinamización a las zonas rurales y permiten recoger las especificidades que tienen las regiones.

Además y por si fuera poco, la CE propone aumentar las tasas nacionales de cofinanciación en el Segundo Pilar. Si ya es complicado que las regiones cofinancien, este nuevo aumento supondría un esfuerzo financiero, difícil de asumir, y además dependiendo de la capacidad financiera de cada región, lo que nos lleva a la no aplicación homogénea de estos fondos cuyo destino es el apoyo a las estructuras agrarias.

En cualquier caso,  no podemos olvidar que se trata de una propuesta legislativa presentada por la CE y que tendrá que buscar el consenso tanto con el Consejo como con el Parlamento Europeo.

Sin el consentimiento de ambos órganos co-legisladores esta propuesta no será viable. Por último, animamos al Ministerio de Agricultura y a la ministra García-Tejerina a que intensifiquen las relaciones y reacciones ante la CE y que a su vez busque aliados dentro de los países europeos para defender un presupuesto digno y adecuado para hacer frente a todos los retos a los que se enfrenta la agricultura europea.

Tampoco hay que obviar que todos los países desarrollados apoyan su agricultura, es más, mucho más de lo que hace la UE con su PAC. Tenemos el caso de Noruega (957€ por habitante/año); Japón (434€); Estados Unidos (389€); o el propio Canadá (228€)…mientras que el gasto que hace la UE es de tan solo 190€, lo que es menos de 50 céntimos al día.

Y aquellos países o gobiernos que no son partidarios de acrecentar el presupuesto –sobre todo el de la PAC o Cohesión- deberían replantearse su posición teniendo en cuenta que son estos mismos países los principales beneficiarios de ser miembros de un mercado único, según reconoce la propia CE.

 

Cooperativas Agro-Alimentarias: Propuesta negativa y decepcionante

Por su parte, Cooperativas Agro-alimentarias de España considera negativa y decepcionante la propuesta de presupuesto de la UE para el período 2021-2027 presentada ayer 2 de mayo por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y el Comisario de Presupuesto, Günther Oettinger.

Para Cooperativas Agro-alimentarias de España, la propuesta es desproporcionada en sus recortes sobre la PAC y la política de cohesión, y poco ambiciosa respecto a las nuevas prioridades que la UE debe financiar en seguridad, defensa e inmigración.

Se esperaba que la Comisión Europea presentara una propuesta de presupuesto cercana al 1,3% de la RNB de la UE, la del Parlamento Europeo, y no del 1,11% final. De facto supone una congelación del presupuesto comunitario si se tiene en cuenta el impacto del Brexit y de la inflación. La propuesta del Parlamento Europeo es más realista, respeta las actuales políticas comunitarias y financiaría adecuadamente las nuevas prioridades. 

Hay que recordar que las rentas de los productores agrícolas europeos son de media un 40% inferior a la del resto de sectores de la economía.

Nos preocupa enormemente que la Comisión Europea identifique la modernización y eficiencia de la PAC con recortes presupuestarios, especialmente en estos momentos que hay que afrontar retos globales como es la lucha contra el cambio climático.

Cooperativas Agro-alimentarias de España defiende una PAC sin recortes, porque es una política que proporciona alimentos sanos, de calidad, sostenibles y a precios razonables a la sociedad, y ha demostrado a lo largo de 60 años de historia su valor añadido europeo.

El presupuesto de la UE cuesta menos que un café diario a un ciudadano europeo, y aporta una gran cantidad de beneficios que impactan directamente en su vida diaria y sirve para tratar y encauzar problemas imposibles de afrontar de manera aislada para cualquier Estado miembro o región de la UE. El presupuesto de la UE no es un coste, es una inversión en políticas comunitarias más eficientes y que descargan las cuentas de los Estados miembros.

Cooperativas Agro-alimentarias de España entiende y apoya los esfuerzos que está realizando la Comisión Europea por presentar unos presupuestos que tenga en cuenta el coste del Brexit.

También reconoce las mejoras, como en el campo de la innovación; y pide a España y el resto de Estados miembros que diseñen un presupuesto para la UE a la altura del papel que debemos jugar en el mundo y de los retos que nos hemos marcado como sector, Estado y Unión Europea

 

Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG): Contradictoria e insuficiente

Por su parte, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera inaceptable el recorte del 5% en el presupuesto de la Política Agraria Común (PAC) anunciado por la Comisión Europea en la propuesta de perspectivas financieras comunitaria para 2021-2027.

Si tenemos en cuenta la inflación a lo largo de todo el periodo presupuestario (estimada por la CE en el 2% anual), el recorte anunciado supondría una pérdida real del 16,6% de las ayudas que perciben los agricultores, tal y como refleja el análisis comparativo elaborado por los Servicios Técnicos de COAG.

Asimismo, COAG considera que el marco presupuestario presentado es a todas luces insuficiente para abordar las nuevas exigencias, compromisos y retos planteados en la comunicación de la Comisión Europea sobre el futuro de la PAC, la alimentación y la agricultura tras 2020.

“Resulta contradictorio e incoherente que para dar respuesta a las principales demandas de los ciudadanos europeos (lucha contra el cambio climático, seguridad alimentaria, conservación del medio ambiente, economía circular, desarrollo del medio rural), la UE proponga una nueva reducción del apoyo comunitario a las agricultores y ganaderos. La implementación de las nuevas medidas supondría mayores costes en las explotaciones agrarias y por lo tanto se hace más necesario que nunca una mayor dotación presupuestaria para mantener la viabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones”, subrayó Miguel Blanco, secretario General de COAG.

 Además, COAG critica que en un contexto de recortes no se plantean medidas de priorización de las ayudas en favor de los verdaderos activos agrarios, hombres y mujeres del campo que trabajan directamente en la explotación, generan empleo y fijan población en el medio rural, y no haya elementos novedosos de apoyo a la incorporación de jóvenes al sector agrario.

“Y no sólo eso: teniendo en cuenta que el 80% de los ingresos de las explotaciones se generan vía precios, en la comunicación de la reforma de la PAC no se establecen medidas de regulación de los mercados, defensa de la preferencia comunitaria y protección de los parámetros de calidad y seguridad alimentaria del modelo de producción europeo frente a importaciones. Al contrario,  se ahonda en mayor liberalización con acuerdos de libre comercio con terceros países para facilitar la entrada de empresas mercantiles y fondos inversión ajenos al sector que acaban desplazando a los verdaderos agricultores y ganaderos profesionales”, lamentó Blanco.

 

Unión de Pequeños Agricultores (UPA): Pretensiones imposibles, no nos salen las cuentas

“Lo que pretende la Comisión Europea con la PAC es imposible”. Así se manifiestan desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), tras conocer la propuesta de presupuesto de la UE para los años 2021 a 2027. “Quieren que los agricultores y ganaderos hagamos milagros”, afirman. “Que nos digan cómo vamos a producir más alimentos, más variados y sostenibles, a precios bajísimos, cada vez con menos ayudas”, se preguntan.

A los agricultores y ganaderos españoles no les salen las cuentas. La Comisión Europea pretende acometer un recorte de más de 40.000 millones para los próximos seis años en la PAC. Al mismo tiempo, los objetivos de esta política son producir cada vez más, con normas más estrictas y con menores protecciones a los agricultores y ganaderos. Algo que es, para la organización agraria UPA, “sencillamente imposible”.

Para su secretario general, Lorenzo Ramos, la Unión Europea “quiere que seamos los agricultores y ganaderos, una vez más, los paganos de despropósitos históricos como el Brexit, o que asumamos los incrementos de presupuesto para frenar a las personas que quieren entrar en Europa”. Sin embargo, esto es “una trampa”, afirma, ya que la PAC “no es una política para los agricultores, sino para toda la sociedad”.

“La PAC permite que disfrutemos de los alimentos más sanos, más variados, más seguros y de más calidad del mundo. Y para que pueda seguir cumpliendo sus objetivos debe tener un presupuesto fuerte y unos objetivos claros”, según Lorenzo Ramos.

“Los agricultores y ganaderos españoles no vamos a admitir el recorte que ha planteado la Comisión”, a la par que ha instado al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE a oponerse a esta propuesta. “Nos tendrán enfrente”, sentenció

La Política Agraria Común es, desde su creación, uno de los pilares de la construcción europea. Sin embargo, ha ido perdiendo peso reforma tras reforma. Con esta última propuesta que acaba de conocerse, la PAC supondría apenas el 30% del presupuesto europeo, cuando en sus orígenes significaba más del 50%.

La propuesta quiere recortar también intensamente los llamados fondos de cohesión y los destinados al desarrollo rural, que son los que deben servir para frenar uno de los principales retos demográficos a los que se enfrenta Europa: el despoblamiento de las zonas rurales.

“Todos queremos una Europa más sostenible, más respetuosa con el medio ambiente, con una economía fuerte y diversificada. Cargarse la PAC no parece el mejor camino para alcanzar estos objetivos”, señalan desde UPA, organización que cree que este recorte perjudicaría especialmente a los pequeños y medianos agricultores y ganaderos, haciéndoles más vulnerables frente a las grandes corporaciones.

 

Unión de Uniones: Rechazo y demanda de coherencia

Ante el anunciado recorte del 5% propuesto por la Comisión Europea, en el marco de la negociación del Cuadro Financiero Plurianual 2021 – 2027, la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos muestra su rechazo y demanda coherencia a las distintas partes para que fomenten, de verdad, una PAC fuerte y mejor dirigida.

Unión de Uniones, quien ya manifestara su preocupación por los eventuales efectos del Brexit sobre la PAC, pide a Tejerina que rechace categóricamente, como ha hecho Francia, la propuesta de recorte de las ayudas y que defienda un presupuesto sin recortes para la PAC y acorde a los compromisos y desafíos que se plantean para esta política en el nuevo período.

La organización recuerda que el 30% de la renta de los agricultores se consolida a través de las ayudas de la PAC, que ya han disminuido en la PAC vigente pese a las promesas, incumplidas, de que esto no sucedería.

La disminución en mecanismos de equilibrio del mercado el ajuste más severo de las ayudas al desarrollo rural dificulta la competitividad del sector agrario y su mejora, así como su posicionamiento frente a las importaciones de países terceros favorecidas por la política comercial de la UE, a los que, en muchos casos, no se exigen los estándares de calidad, seguridad y éticos que si hemos de cumplir los agricultores y ganaderos de la UE.

En consecuencia, Unión de Uniones considera que esta propuesta de la Comisión debe ser rechazada y muy mejorada en el proceso de negociación. “Agradecemos al gobierno francés su oposición absoluta al recorte de la PAC.

Nuestro vecino vuelve a estar a la cabeza de la defensa del medio rural” – han comentado desde Unión de Uniones – “Pedimos a Tejerina que haga lo mismo esta tarde en la reunión que va mantener con Hogan y en las siguientes semanas; tiene una oportunidad de oro para manifestar su rechazo en coherencia con el discurso que ha venido manteniendo el Gobierno acerca de la necesidad de una PAC fuerte”, añade esta organización agraria.

Por otro lado, la organización señala que no se trata sólo de contar con menos dinero para la PAC, sino de cómo se plantea su gasto. Los recursos deben financiar instrumentos que permitan poder operar con mayor seguridad a lo largo de la Cadena Alimentaria y reforzar la posición de los agricultores y ganaderos en la misma, como ha hecho, de nuevo, Francia, en una reciente propuesta de Ley, poniendo como precio de partida los costes de producción, con objeto de que los productores alcancen precios dignos por sus productos.

Además, Unión de Uniones espera que en la próxima PAC se valore y dé protagonismo a la figura del agricultor genuino frente al agricultor de sofá y que se concentren las ayudas en el modelo de explotaciones familiares y profesionales que sustentan la mayor parte del tejido socioeconómico del medio rural europeo.

“No se trata de expulsar del sistema a más de 100.000 beneficiarios de menos de 300 euros de PAC, como ha sucedido en España, para quitar trabajo a la Administración” –han señalado desde la organización- “Se trata de que los apoyos vayan a los que realmente aportan con su labor en las explotaciones empleo en el medio rural y contribuyen a la conservación del medio natural y de nuestros pueblos”.