Logo PAC
buscador PAC
By eumedia
Agro Negocios
OPINIÓN

Estado de la negociacion de la reforma de la PAC en el parlamento europeo

El Parlamento Europeo sigue debatiendo a un ritmo desenfrenado las más de siete mil enmiendas presentadas a los distintos informes sobre la reforma de la PAC.

Cada semana las agendas de los grupos políticos están repletas de reuniones para intentar acercar posiciones. Se trata de un trabajo ingente, un encaje de bolillos, en el que se están abordando los aspectos más relevantes de la reforma con el fin de reducir al máximo el volumen de enmiendas que serán finalmente votadas en la Comisión de Agricultura.

Los trabajos son lentos debido a la gran variedad de asuntos e intereses en juego, por lo que no está previsto que la Comisión de Agricultura del Parlamento adopte sus informes hasta antes de enero, con el fin de cerrar una primera lectura en marzo. La idea, en principio, es que el Parlamento refuerce su mandato mediante un voto en primera lectura aunque no se llegue a un acuerdo global con el Consejo, con el fin de allanar el camino hacia la segunda lectura. Existe cierto riesgo de que los textos no estén preparados a tiempo para que la reforma entre en vigor en enero del 2014, pero, en mi opinión, hoy en día es difícil hacer ese cálculo, pues ello también dependerá de las negociaciones sobre las perspectivas financieras.

Esta es la primera vez que el Parlamento Europeo interviene como co-decidor en la negociación de una reforma agrícola y la experiencia está resultando ser muy compleja aunque al final espero que resulte productiva.  Es de esperar que los informes que adopte el Parlamento mejoren sustancialmente las propuestas de la Comisión Europea.  Todo apunta a que así será.

La labor de los eurodiputados españoles no sólo está resultando ser política, pues también una fuerte carga pedagógica. En algunos casos no sólo tenemos que defender nuestros intereses económicos, sino hacer ver a los eurodiputados de otros países europeos en qué consiste nuestra realidad agronómica y también administrativa.

Les puedo poner un ejemplo que ilustra claramente esta situación. Se trata de la definición de pastos permanentes. Como saben, la Comisión Europea prácticamente excluye de esa definición a los pastos del Sur de Europa, muy distintos de los verdes prados del Norte.  El Sur también existe podría ser utilizado como uno de nuestros lemas en esta negociación en la que tenemos que realizar una labor de predicación intensa para que eurodiputados alemanes, holandeses o austriacos entiendan que el ganado no sólo come hierba en nuestros pastos.

Afortunadamente, compartimos preocupaciones semejantes con otros países del Sur. De hecho, dentro del grupo popular europeo hemos constituido un subgrupo formado por miembros españoles, italianos, griegos y portugueses, con el fin de aportar ideas y posiciones comunes en esta negociación. El objetivo es que se tome en serio nuestra singularidad como países del Mediterráneo.

Otro ejemplo de labor pedagógica que se puede citar gira en torno al debate sobre la inclusión o no de los cultivos permanentes en las medidas de reverdecimiento y muy concretamente en lo que se refiere al área de interés ecológico. Y cuando uno cree que, después de muchas explicaciones, todo el mundo ha entendido que cortar árboles o arrancar viñedos para cumplir con esa condición sería una aberración, no falta alguna que otra voz insidiosa para echar leña al fuego.

Otra campaña importante que hemos emprendido dentro de mi grupo político, se refiere a los programas de desarrollo rural,  de forma que se tenga en cuenta nuestra petición de introducir un programa nacional en convivencia con los programas regionales. El Grupo Popular Europeo nos ha manifestado su apoyo y para ello ha sido necesario explicar una vez más nuestra realidad administrativa y las dificultades con las que nos podríamos encontrar a la hora de poner en marcha el régimen de seguros previsto en el reglamento de Desarrollo Rural si no se modifica la propuesta de la Comisión Europea y de los obstáculos que las cooperativas españolas conocen muy bien a la hora de emprender inversiones que cubren más de una región autonómica.

El resultado de los debates sobre la reforma en el Parlamento Europeo dependerá en gran medida de la decisión que adopten los jefes de Estado y de Gobierno en materia de perspectivas financieras. Existe una opinión muy extendida a favor de condicionar la opinión de la Eurocámara sobre la reforma de la PAC a esa decisión presupuestaria.

Desde un principio el Parlamento supedita su decisión en materia de reverdecimiento de la PAC a la negociación de las perspectivas financieras, de manera que el porcentaje de ayudas destinado a esa medida dependerá de si los jefes de Estado o de Gobierno recortan o no las ayudas a los agricultores. Las noticias que proceden de la presidencia chipriota no son muy  optimistas pero espero que en algún golpe de magia los Estados miembros decidan al menos preservar las ayudas del primer pilar.

Los aspectos presupuestarios gobiernan, por lo tanto, esta negociación ya sea dentro como fuera de los textos de reforma de la PAC.  La transferencia de fondos entre pilares es precisamente un elemento crucial del debate y en el Parlamento Europeo parece que existe cierta mayoría a favor de incrementar los fondos que podrían pasar del segundo al primer pilar.  No podemos ignorar que en medio de esta grave crisis económica el principio de cofinanciación del segundo pilar dificulta la plena utilización de la participación europea a los fondos de Desarrollo Rural, y en el futuro podría aumentar el riesgo de infrautilización de esos recursos. Además, los Estados miembros se verán obligados a buscar soluciones más o menos imaginativas a los desequilibrios que podría provocar la desaparición del criterio histórico en el cálculo de las ayudas del primer pilar.

AVANCES EN LA  NEGOCIACION

A continuación, puedo dar algunas pinceladas de la posición que parece que se está definiendo en el Parlamento Europeo en algunos de los temas que han sido debatidos hasta ahora.

Ayudas directas

Empezando por los pagos directos, creo que ya se puede decir que existe un gran consenso a favor de hacer obligatoria la ayuda a los jóvenes agricultores. Para muchos miembros del Parlamento, el apoyo a los jóvenes es un objetivo que no se puede poner de ninguna manera en entredicho. El mensaje de la Eurocámara será muy claro en este sentido y el Parlamento propondrá probablemente el establecimiento de un porcentaje mínimo de ayudas del dos por ciento que se tendrá que dedicar de forma obligatoria al apoyo a los jóvenes.

En cuanto al  régimen de pequeños agricultores, el Parlamento aboga porque sea de aplicación automática, por lo que sólo aquellos que no desearan entrar en el sistema quedarían excluidos.

En cuanto a las ayudas acopladas,  las propuestas de compromiso que están encima de la mesa del Parlamento Europeo han incorporado una enmienda de  la delegación española del Partido Popular a favor de mantener derechos especiales para la ganadería sin tierra.  Una  de las principales preocupaciones manifestadas por el Partido Popular en la reforma de la PAC es precisamente la situación en la que se podría quedar la ganadería española con escasa o nula base territorial tras la redistribución de las ayudas y la eliminación del criterio histórico.

Por otra parte, muchos pedimos que la lista de productos que podrían beneficiarse de los pagos acoplados quede totalmente abierta incluyendo todos los productos del Anejo 1 del Tratado, pero otros muchos eurodiputados no comparten esta opinión, por lo que aquí será difícil conseguir un compromiso y la solución final no se verá hasta el día del voto.

Se ha hablado también, como he indicado antes, de la transferencia entre pilares de la PAC y en este capítulo el Parlamento prevé en principio incrementar de un 5 a un 10 por ciento el porcentaje de fondos que podría ser destinado del segundo al primer pilar.  Para determinados países, entre los que se encuentra España, en donde el peso del segundo pilar es muy pequeño en relación con el primero, la transferencia a Desarrollo Rural podría alcanzar hasta un 15 por ciento si así lo decidiera cada país, de acuerdo con las propuestas de compromiso, que han tenido en cuenta las demandas en esa línea manifestadas por países que quieren reforzar el segundo pilar, como es el caso de Alemania.

La definición de agricultor activo también ha sido ya objeto de discusiones y parece que hay una mayoría bastante amplia a favor de conceder un margen de maniobra muy elástico a los Estados miembros a la hora de determinar quiénes serán los beneficiarios de las  ayudas de la PAC.

El "greening" está siendo, como era de esperar, uno de los elementos más controvertidos de este debate debido principalmente a su carácter novedoso y a las fuertes reticencias que suscita.  Las negociaciones en el Parlamento están avanzando y se puede decir que hay algunas mejoras en relación con las propuestas de la Comisión Europea.

El Parlamento es partidario de establecer una lista de prácticas que cumplirían "ipso facto" con las exigencias de greening, entre las que podrían figurar las medidas agroambientales de Desarrollo Rural y la agricultura ecológica.  Por nuestra parte, estamos intentando que queden igualmente exentas las tierras concernidas por las restricciones de Natura 2000.

Nos gusta algo menos cómo está quedando el requisito de rotación de cultivos pues el Parlamento baraja dos o tres cultivos en función de la superficie, mientras que España está pidiendo que se respete la práctica agronómica española basada únicamente en dos rotaciones.

En relación con los pastos permanentes, se está modificando todavía la definición propuesta por la Comisión Europea y esperamos que finalmente incluya a los pastos del Sur.

En cuanto al establecimiento de un área de interés ecológico en las explotaciones, la discusión está siendo muy intensa y todo apunta a que sólo los cultivos arables se verían afectados por esta medida en las propuestas del Parlamento, lo que excluiría a los cultivos permanentes, aunque todavía queda por determinar si éstos tendrían que cumplir o no algún requisito medioambiental relacionado con la protección del suelo.

En las discusiones sobre el reverdecimiento de la PAC me parece importante destacar que el Parlamento Europeo se opone a que las penalizaciones por el incumplimiento de esas medidas puedan ir más allá del pago que estará conectado directamente con el "greening".  La posición del Parlamento Europeo en este punto es muy clara, por lo que se avecina probablemente un forcejeo importante con la Comisión, que pone un gran énfasis en extender el alcance de las penalizaciones más allá del pago por el reverdecimiento.

Como pueden ver, ha habido puntos esenciales del reglamento sobre pagos directos en los que se está avanzando, pero hay otros temas clave y fundamentales para determinar el impacto de la reforma, como la convergencia interna y externa de las ayudas de la PAC, que están pendientes todavía de ser abordados.

Desarrollo Rural

En el debate sobre Desarrollo Rural, ya hemos tratado también una amplia variedad de asuntos, como el establecimiento de organizaciones de productores, la cooperación, la transferencia de conocimientos y los esquemas de calidad. Me parece interesante destacar que las propuestas de compromiso prevén, entre otras medidas, la inclusión de las organizaciones de productores dentro de los beneficiarios de las ayudas a los esquemas de calidad.

En el capítulo del segundo pilar, nuestra prioridad número uno es, no obstante, que se otorgue a los Estados miembros la posibilidad  de establecer un programa nacional junto con los programas regionales, con el fin, principalmente, de favorecer inversiones y medidas de alcance interregional.  Esta petición sólo la compartimos con Italia, pero, como he indicado anteriormente, el Partido Popular Europeo tiene intención de apoyarnos.

Otro objetivo prioritario para España es derribar la propuesta de la Comisión Europea en virtud de la cual se exigiría un ahorro del 25 por ciento de agua para tener acceso a las ayudas dirigidas a las inversiones en regadío. Este es uno de los elementos más nocivos de la propuesta sobre el reglamento de Desarrollo Rural. Afortunadamente muchos eurodiputados de nacionalidades diversas han manifestado fuertes reservas a esa idea, por lo que deduzco que no será difícil modificar en este punto el proyecto del Ejecutivo comunitario. Además, según mis informaciones, en el Consejo de Ministros de la Unión Europea ha habido avances positivos con vistas a alcanzar un acuerdo que suavizaría considerablemente la propuesta teniendo en cuenta al mismo tiempo las exigencias ineludibles de la directiva marco del agua.

Organización Común de Mercado

Las negociaciones en el Parlamento Europeo sobre la organización común de mercado de productos agrícolas se encuentran ya bastante avanzadas y probablemente la eurodiputada Iraxte Garcia Pérez podría dar explicaciones más sucintas que las mías al ser la ponente socialista en la sombra de este informe. Creo que existe una buena entente entre el ponente Michel Dantin, de mi grupo político, y García Pérez, de forma que en la negociación se están teniendo en cuenta muchas de las peticiones manifestadas por los distintos sectores agrícolas europeos y españoles en particular. El grupo de los Liberales europeos mantiene a menudo posiciones muy distintas de las defendidas por populares y socialistas pero pienso que hasta el momento la balanza se está inclinando de nuestro lado.

Hasta ahora las negociaciones sobre la OCM están transcurriendo de forma bastante fluida y ya ha habido muchos avances en materia de precios de referencia -con la inclusión de mecanismos de actualización de los mismos-, intervención pública o almacenamiento privado, aunque en este último punto los grupos políticos no han podido ponerse de acuerdo en los productos que se beneficiarían del almacenamiento, por lo que serán votados probablemente uno a uno dentro de una larga lista en la que figuran aceitunas de mesa,  quesos y carne de conejo.

En frutas y hortalizas, los borradores del Parlamento Europeo buscan mejorar la concentración de la oferta reforzando el papel de las organizaciones de productores y de las asociaciones, a las que se quiere atribuir la gestión de programas operativos específicos, y se beneficiarían además de un aumento de la participación comunitaria en caso de prevención y gestión de las crisis.

En aceite de oliva se amplían los beneficiarios de los programas de apoyo incluyendo a las organizaciones interprofesionales, lo que permitiría en nuestro país aplicar dichos programas, que actualmente están en marcha en otros países.

También ha habido avances en las disposiciones sobre denominaciones de origen e indicaciones geográficas, aunque hay algún punto todavía pendiente de resolver sobre el que podría informar  Iraxte.

En medidas de apoyo al sector del vino, se está barajando una ampliación de las iniciativas que serían financiadas a través de los programas nacionales, ampliación que no compartimos aunque creo que aquí no parece que haya un gran margen de maniobra.

En el capítulo vitivinícola, un elemento que me parece realmente crucial es el hecho de que no se esté poniendo en cuestión la propuesta del ponente Michel Dantin de prorrogar hasta el 2030 los derechos de plantación.  En este punto existe una gran mayoría en el Parlamento Europeo a favor de prorrogar los derechos de plantación tanto en los vinos de calidad como en los vinos de mesa, aunque la dirección general de Agricultura de la Comisión Europea no comparta esta misma opinión.

Por otra parte, también ha habido progresos en relación con el esquema de distribución de leche y frutas y hortalizas en las escuelas.

Hace unos días hemos recibido nuevas propuestas de compromiso del ponente para empezar a debatir nuevos capítulos de la OCM que no han sido tratados hasta ahora, como el relativo al sector azucarero, en donde se mantiene la idea de prorrogar hasta el 2020 el régimen de cuotas y se establece un mecanismo para la calificación de azúcar fuera de cuota en momentos de insuficiente abastecimiento.

El ponente ha puesto, por otro lado, el paquete leche sobre la mesa con el fin de incluirlo dentro de la nueva OCM, y la idea que persigue es la de extender el modelo de relaciones contractuales acordado en ese sector al resto de los sectores agrícolas, iniciativa que apoya nuestro país, aunque también aquí nos topamos en el Parlamento Europeo con el rechazo de algunos grupos políticos, principalmente los Liberales.

Por último, indicar que el ponente de la OCM acaba de lanzar un debate sobre organizaciones de productores, en el que los grupos podrían tener posiciones muy divergentes en relación con el reconocimiento o no obligatorio de esas entidades y los objetivos que deberán cumplir en el futuro. El ponente reitera, en la línea de la posición defendida por nuestro país, su interés por eliminar el requisito de posición dominante a la hora de someterse al procedimiento de reconocimiento. Ampliar las exenciones a las normas de la competencia para las organizaciones de productores será sin lugar a dudas uno de los caballos de batalla que habrá que librar con la Comisión Europea.