Tema de reflexión 7

Las ayudas asociadas y la incorporación de jóvenes en la Reforma de la Pac Horizonte 2020

Tema de reflexión 7

Notapor moderador » Vie, 19 Oct 2012, 09:10

Una de las contradicciones de la PAC que se aplica actualmente (la de la Reforma de 2003 y del “Chequeo médico”), es que las ayudas desacopladas son descontadas por los productores en sus opciones y decisiones de cultivos y aprovechamientos y quedan reducidas a una ayuda genérica a la actividad y a las rentas, de relativa importancia, que hace más visible la discriminación respecto a quien no la tiene o la tiene en menor cuantía.

Probablemente por ello, en la concepción del nuevo modelo de Reforma del Horizonte 2020, los técnicos y expertos de la Comisión acuñaron el concepto de “capas” en referencia a como se superponen las ayudas, análogamente a la estructura de la cebolla. El Pago Básico, reducido pero aglutinante, es el núcleo central que justifica el apoyo global a la actividad agraria (rentas de los agricultores y seguridad alimentaria de la sociedad). El “greening”, estrictamente ligado al Pago Básico como se ha indicado en otro Tema de reflexión, forma la primera envoltura del Pago Básico. A continuación se despliegan una serie de ayudas (“capas”) justificadas por su propia función, pero sin interferencias con las decisiones de producción (ayuda a zonas con limitaciones naturales, incorporación de jóvenes, etc.).

En el presente Tema de reflexión se comentarán las ayudas a la incorporación de jóvenes y, especialmente, las ayudas asociadas, las únicas ligadas a la producción, que constituyen la auténtica “capa externa” de protección del sistema. Si no funciona adecuadamente la protección de esta “capa” (la ayuda asociada para mantener los cultivos o actividades sensibles), se descompensará todo el sistema, la “cebolla” entera.

La ayuda asociada voluntaria

Permite a los Estados miembros conceder ayudas a tipos específicos de actividades en determinados sectores o regiones para afrontar determinadas dificultades, cuando son especialmente importantes por motivos económicos, sociales o medio ambientales.

Como excepción, podrán concederse también estas ayudas a ganaderos que dispongan, a fecha de expiración de los actuales derechos de pago único, derechos especiales, y no dispongan de hectáreas admisibles para activar derechos de pago básico.

Los sectores potenciales objeto de esta ayuda están recogidos en una lista positiva: Cereales, oleaginosas, proteaginosas, leguminosas de grano, lino, cáñamo, arroz, frutos de cáscara, patatas para fécula, leche y productos lácteos, semillas, carne de ovino y caprino, carne de vacuno, aceite de oliva, gusanos de seda, forrajes desecados, lúpulo, remolacha azucarera, caña de azúcar y achicoria, frutas y hortalizas y árboles forestales de cultivo corto.

Los Estados miembros podrán decidir utilizar para esta ayuda hasta el 5% de su sobre nacional para pagos directos, descontada la ayuda al algodón (Anexo II de la propuesta de Reglamento). Este porcentaje puede ascender hasta el 10% para determinados Estados miembros, caso de España, por haber destinado a ayudas acopladas más del 5% de sus fondos disponibles para pagos directos durante al menos un año entre 2010 y 2013.

Previa aprobación de la Comisión, los Estados miembros podrían incrementar incluso el porcentaje del 10%, si han destinado a ayudas acopladas más del 10% de sus fondos disponibles para pagos directos durante al menos un año entre 2010 y 2013. España podría acogerse a esta excepción.

La decisión ha de ser tomada por los Estados miembros hasta el 1 de agosto del año anterior al primero de aplicación de la ayuda, pudiendo revisarla únicamente a más tardar el 1 de agosto de 2016, con efectos a partir de 2017. Esta revisión podrá abordar, con carácter general, incrementos o descensos de los porcentajes, modificar las condiciones de concesión o eliminar la ayuda. Para financiaciones más allá del 10%, la revisión financiera sólo podrá llevarse a efecto a la baja.
La ayuda asociada adoptará la forma de un pago anual por explotación y se concederá dentro de límites cuantitativos definidos y basados en superficies y rendimientos fijos o en un número fijo de animales. La Comisión ajusta la fórmula del pago a la definición “caja azul” OMC.

Sólo podrá concederse en la medida necesaria para incentivar el mantenimiento de los actuales niveles de producción y será coherente con otras medidas y políticas de la Unión.

La ayuda específica al cultivo del algodón

Esta ayuda específica se mantiene en los términos vigentes actualmente, dado que ha sido reconocida por el Tribunal de Justicia como derecho primario, derivada del protocolo del Tratado de Adhesión de Grecia.

El único cambio en su definición se efectúa sobre los importes de referencia, que bajan para todos los Estados miembros (Para España desde 400 a 369,33 euros).
Se mantienen para España una superficie básica de 48.000 hectáreas y un rendimiento fijo de 3,5 toneladas/hectárea. Se mantiene también el complemento de 2 euros por hectárea para los agricultores pertenecientes a una organización interprofesional.

Pago para jóvenes agricultores


En el nuevo modelo de pagos directos que se propone se prevé un pago adicional, obligatorio para los Estados miembros, para los jóvenes agricultores que se incorporan a la actividad.

Los Estados miembros destinarán un máximo del 2% del Anexo II de la propuesta de Reglamento al pago adicional para jóvenes agricultores y decidirán ese porcentaje antes del 1 de agosto de 2013, pudiendo revisar su decisión antes del 1 de agosto de 2016.

Si el Estado miembro ha establecido un límite menor del 2% y en un año el importe total de este pago para jóvenes solicitado supera el límite establecido, se aplicará una reducción lineal a todos los pagos del RPB. Si las solicitudes superan el 2%, se aplica una reducción lineal a los importes de los pagos para jóvenes agricultores, con el fin de respetar ese máximo.

A efectos de percibir esta ayuda, se entiende por jóvenes agricultores, aquellos que tengan menos de 40 años en el momento de presentar la solicitud y que se incorporen por primera vez a la actividad agraria como titular de una explotación agraria o que se hayan instalado en dicha explotación en los cinco años anteriores a la primera solicitud para el RPB.

Los jóvenes agricultores se beneficiarán de este pago por un periodo máximo de 5 años, reduciendo el número de años transcurridos entre la primera instalación y la primera solicitud de RPB.

El pago se aplicará por explotación y su valor será calculado como el 25% del valor medio de los derechos de pago del agricultor por el número de derechos que haya activado.

Los límites máximos en el número de derechos de pago activados que pueden tenerse en cuenta son:

-25 hectáreas, si la dimensión media de las explotaciones del Estado miembro es igual o menor a 25 hectáreas, como es el caso de España, o

-entre 25 hectáreas y la dimensión medida del Estado miembro, si la dimensión media es superior a 25 hectáreas.

Hay que señalar que en el marco de la propuesta de Reglamento del FEADER también se contemplan medidas de apoyo para la instalación de jóvenes agricultores, con las siguientes características generales:

-Se define joven agricultor, a efectos del segundo pilar de la PAC, aquel agricultor menor de 40 años, con capacitación y competencias profesionales adecuadas, que se instala por primera vez como titular de una explotación agraria.

-Se podrá conceder una ayuda a la instalación de jóvenes agricultores, como una ayuda fija, que podrá abonarse en al menos dos pagos (antes podía ser en un único pago) a lo largo de un período máximo de cinco años.

-Se permite incrementar un 20% los límites máximos de la ayuda a las inversiones, en el caso de la instalación de jóvenes agricultores.

-Se permite la elaboración de subprogramas temáticos dirigidos a la instalación de jóvenes agricultores.

Situación de los debates

El debate sobre las ayudas asociadas no está siendo tan apasionado como los del “greening” y del agricultor activo, pero se desarrolla desde posiciones totalmente opuestas en cuanto a la necesidad y función de esta ayuda y, por extensión, al funcionamiento del modelo en su conjunto.

Para algunos Estados miembros, esta ayuda, aunque muy semejante a otra existente actualmente, es un paso atrás en la evolución de la PAC hacia el desacoplamiento total y atenta a la competencia entre sectores. Estas posiciones no son mayoritarias y probablemente no van a ser sostenidas por la Comisión ni por el Parlamento.

Por el contrario, otros Estados miembros, entre ellos España, estiman que las ayudas acopladas constituyen el único instrumento de todo el modelo que permite actuaciones que contribuyan a mantener una actividad específica en determinadas comarcas o regiones, en donde son un elemento clave para el conjunto de la economía agraria y general de la zona en cuestión.

Desde la perspectiva de estos últimos Estados miembros, la propuesta de la Comisión deberá ser claramente potenciada y mejorada. Así, por ejemplo, se cuestiona que exista una lista cerrada de productos y que no pueda extenderse a la totalidad de las actividades agrarias. También se solicita mayor flexibilidad en el diseño y aplicación de la medida y menos condicionantes para superar los límites inicialmente establecidos cuando lo hagan necesario las circunstancias.
Otra cuestión controvertida es el hecho de que las ayudas tengan que ser “caja azul” en terminología OMC (ayudas por hectárea o por cabeza de ganado). Ni ahora, ni en las últimas referencias de las estancadas negociaciones de la Ronda de Doha, hay compromisos de reducir totalmente la “caja ámbar”, modalidad que para determinadas situaciones puede ser imprescindible.

En todo caso, en el tema de las ayudas acopladas hay un debate pendiente, que no se ha expuesto con toda su crudeza y amplitud, sobre la protección, o quizás habría que decir desprotección, de la ganadería.

A lo largo de las diversas etapas del proceso de Reforma de la PAC se ha ido consolidando el criterio de ausencia de ayudas directas para la mayoría de los sectores ganaderos, excepto el vacuno y el ovino por su vinculación con bases territoriales (lo que no es del todo cierto, puesto que queda por ejemplo el porcino extensivo o de dehesa).

Parece como si la Comisión pensara que las ganaderías de aves y porcino, al no ocupar territorio y no depender de climatología, no son sectores estrictamente agrarios; tienen problemas de mercado (y por ello están en la OCM), pero no necesitan ayudas directas.

En el modelo de reforma propuesto por la Comisión, se da conceptualmente el mismo tratamiento a la ganadería intensiva ovino y vacuno de carne y de leche, que a las aves y cerdos. Para las correspondientes ganaderías extensivas, se supone que tienen suficiente con el Pago Básico por las superficies de praderas y pastos en las que se asientan. Para evitar desajustes, la Comisión remite en su propuesta el tema a las ayudas asociadas.

El debate está abierto, pero no resuelto. Toda la problemática de los sectores ganaderos vacuno y ovino no puede resolverse con una medida diseñada para su aplicación con carácter puntual y excepcional.

El tema es particularmente importante para España, donde por condiciones geográficas y climatológicas (e incluso históricas y sociales), coexisten importantes ganaderías de ovino trashumante, una ganadería vacuna intensiva eficaz y tecnológicamente desarrollada y una notable superficie de prados y pastizales con problemas de dispersión y altitud, así como de titularidad jurídica, que dificulta su incorporación a una ganadería extensiva viable y sostenible.
Respecto a la otra “capa” considerada en el presente Tema de reflexión, la incorporación de jóvenes, la situación del debate es mucho menos dramática. Casi ningún Estado miembro se opone, aun cuando algunos sugieren dejarlo en el segundo pilar o critican desde el punto de vista de la simplificación que el mismo objetivo se aborde desde los dos pilares, incluso con definiciones distintas del propio concepto de joven agricultor. En todo caso, no se ha entrado en el aspecto financiero de que con el 2% del techo total destinado a estas ayudas se da un nuevo “pellizco” al Pago Básico.
moderador
 
Mensajes: 84
Registrado: Mié, 23 May 2012, 15:33

Volver a Las ayudas asociadas y la incorporación de jóvenes en la Reforma de la Pac Horizonte 2020

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron